Esas Cosas

Algo que a Marion le encantaba hacer de niña era buscarle coincidencias a los hechos y a las personas, como por ejemplo:

– Tu cumple es por mi cumple. Wow!!

– Te gusta hurgarte la nariz?. Manya, a mi también!!

– Te gusta la casino de menta y chocolate. Qué coincidencia más loca, es mi galleta favorita!!

– Esa nube tiene forma de S. Quizás es una señal. Quiere decirme: Sí!!

– Tu sueño fue bastante parecido al mío. No te parece extraño?. Es como si soñáramos lo mismo!!

– Ay!!, tú siempre terminas de completar lo que yo quiero decir.

– Duermes abrazando la almohada?. Yo hago eso todas las noches, pensé que era la única que lo hacía!!

– Oye, qué alucinante, te gusta pensar sosteniéndote la quijada?. Yo también lo hago!

– Hey, esa canción dice que soy la mujer hecha para él justo mientras pienso en él (pucha, por más que sea un condenado desgraciado que me maltrata y me pone los cuernos, es lindo!!). Quizá deba darle una tercera oportunidad.

– A ti también te gusta el mar?. Yo adoro el mar, viví cerca al mar. No nos habremos conocido en alguna vida pasada?!!…cerca al mar??

– Oh!, reaccionamos y pensamos parecido, hacemos las mismas locuras. Somos almas gemelas!!

Y vivía constantemente asombrándose de todo. Viviendo la magia de esos encuentros casuales, maravillosos y confusos.

Hasta que MADURÓ.

Se estrelló con…esas mismas personas. Las personas. Se dio cuenta DE QUE LAS PERSONAS SÓLO VEN LO QUE QUIEREN VER, incluida ella misma. Cayó en la cuenta de que lo que afuera veía era sólo un reflejo de lo que adentro secretamente mantenía. Lo que afuera veía había sido cuidadosamente seleccionado por su mente para no ser advertido en primera instancia. Era sólo para ser advertido tras mucha deducción (y no lógica precisamente). Digamos más bien, haciendo uso de su creatividad. Todo era una creación suya, sus ideales. Todo partía de ella y hacia ella misma la devolvían. Quizá esa era la razón por la que sufría constantes decepciones, porque las “coincidencias” llegaban sólo hasta cierto punto, luego mostraban todo lo demás, comportamientos que ya no la reflejaban, que ya no eran ella. Porsupuesto, vivimos en un ambiente bastante cerrado, resulta obvio que las personas a grandes rasgos reaccionen parecido. Aunque también cabía la posibilidad de que Marion fuera en demasía observadora y terminara absorbiendo esos mismos comportamientos ajenos, viviendo en un constante rebote y vaivén de personalidad.

Toda la intensidad ESPIRITUAL que decía haber sentido (y que de algún modo las páginas webs y libros baratos de esoterismo habían alimentado muy bien) ahora se desvanecía, ya no recordaba ni siquiera lo que se sentía ni lo sagrado de la experiencia. De hecho, recordaba más la rabia y la decepción. Volvía a ser humana. Porque de algún modo de eso constaba lo maravilloso de esos momentos, la felicidad de su vida, de efímeros instantes sublimes. Quizás lleguen a varar al mar del recuerdo, quizás lleguen a navegar el lodo del olvido.

Lo importante, aún así, es que los tuvo, tuvo esos momentos ahora irrepetibles. Sí, fueron fugaces, pero existieron. Así es feliz ella. Así somos felices muchos.

Anuncios

~ por Alterself en mayo 15, 2008.

3 comentarios to “Esas Cosas”

  1. Puedo oír cantar a tu sirena. A veces es mejor dejar que ella hable por nosotros; pues luego, cuando nos damos cuenta de que lo pasado es absurdo, sin darnos cuenta, ya habremos derrotado a esa sirena.

  2. Se trata de nosotros, de darnos cuenta de que habíamos estado en las nubes y si para ello tenemos que remontarnos al pasado pues que así sea. Dicen que aquellos que olvidan sus errores y su pasado están condenados a repetirlos. Es bonito lo admito, de algún moido todo ello nos encamina también, porque ha partido de nosotros, ha sido nuestra voluntad seguir esas “señales”. Y de eso consta el asunto, de nuestra voluntad, de nuestra libertad, aunque hagamos mal uso de ella.

    Gracias por comentar 🙂

  3. Porsiaca, cualquier parecido con la realidad es PURA COINCIDENCIA!!

    (Aunque si entendiste el mensaje del post, podrás entender también este sarcasmo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: